2 dic. 2013

. DE DOMINGOS AUTÉNTICOS: LA PELÍCULA DE LA SEMANA


Un domingo más, en pijama y pleno ataque de procrastinación, volvemos con EL RETO.  Si no se acuerdan, relean las reglas.  Me llena de orgullo y satisfacción retomarlo en esta época, en la que comienza ese género del telefilme que es aún peor que la clásica película turbia de antena 3 de después de comer: El del telefilme-navideño-de-antena-3-de-después-de-comer.

Hoy "Dear Santa", o "Una esposa para papá". Canadiense, tiemblen.



El teletexto la describe así y le da un 5,7, ustedes dirán: "Crystal necesita redimirse, pues lo único que sabe hacer es gastar el dinero de su padre. Cuando en Navidad encuentra la carta de Olivia, una niña de 7 años que le pide a Santa Claus una novia para su padre viudo, decide probar suerte...."

Y ahora se la cuento yo:
Se oye una vomitiva voz de niña cursi narrando la carta que escribió a Papá Noel. Es algo así como: "Querido papa noel, traeme una mamá. soy tan cursi que me doy asco y huelo a pony por la mañana".

Nuestra prota, una chica pija y remilgada va tranquilamente de compras por la calle. Su madre le ha llamado por Skype desde algún sitio de playa (¡Señora, se nota que es un croma, deje de mentir). La buena señora amenaza a su hija con que si no encuentra trabajo O UN HOMBRE antes de Navidad se le acabó la paga.

Ojo, o trabajo o un hombre, ¿Eh?  

Bien, ella mira un vestido rojo en un escaparate y de pronto una carta se le pone frente a la nariz.

El destino, señores, el destino.

Es entonces cuando oímos la grimosa voz de pitufo narrando tan extraña petición."Tráeme una esposa para Papá".

Es posible que a mi esto me quede lejos, pero ... Los niños no suelen pedir señoras por Navidad, ¿no? En mi época pedíamos GIjoes y micromachines, o si eras yo pedías el Línea directa y gracias a Dios jamás te lo traían. 

Por supuesto en aquella carta, la niña describe a su padre como un hombre magnífico, tan bueno y tan preocupón que da lástima.

Entonces Crystal hace lo que haría cualquier delincuente acosador: ir a buscar la casa de la niña para ligarse al padre. De ella sale un pivón, así de camisa de cuadros y espalda ancha, botas camperas y aspecto bonachón. Lleva una niña fea y rosa  de la mano. Crystal les espía desde dentro del coche con su café de starbucks y sus gafas de sol a lo Victoria Beckham.

Le sigue. Entra donde él y recibe una orden: "ponte una redecilla. ¿Eres la nueva?".

Ella como es anormal sólo asiente.

Oh , nuestro sexy leñador está en un comedor social dando de comer a pobres. A eso dedica su tiempo.

En esto que ella se pone allí a currar y lo hace fatal porque además de remilgada es tonta. LLeva  la carta todo el rato, consigo ¿saben? y se amiga con el gay que prepara la comida en el comedor social porque lleva un brillo de labios de Nars, el Orgasm. Les juro que no me lo invento.

En algún momento acaba contándole su plan a éste. Porque quién mejor que un chef gay para entender que una dedique toda su energía a acosar a un desconocido. Entre medias nuestra Crystal, que va aprendiendo el negocio del comedor, se hace la mejor amiga de la niña, a través de diálogos dignos de un guionista sin cerebro.

La pequeña va - nausea tras nausea, mía - enamorándose de la que quiere convertir en la nueva novia de papá.

El Padre-buenorro resulta bastante rancio. No para de meter presión diciendo que necesita una madre para su hija porque él no sabe ir de compras , ni entiende las cosas de chicas. Motivos más que razonables para ese ansia por casarse. A Crystal esto no parece incomodarle.

¿Puede ser más tonto-machista esta película?

Sí, si puede: Una guerra en la cocina entre la novia maligna del leñador y nuestra bondadosa pija. En plan.. "Sabrás batir la nata. ¿No?" Y ella: "Pues claro" (porque no es digno que una mujer no sepa batir nata) y entonces se pelean a ver quién bate mejor la nata. Se pelean salpicándose la una a la otra hasta que papá leñador les grita.

Ridículo y ofensivo, gracias.

La pequeña niña rosa odia a la novia maligna y trata por todos los medios de que su nueva mamá sea Crystal.

Me salto un montón de situaciones ridículas para no hacer más daño a su inteligencia. Les resumo: Cuando Crystal ya había conseguido su único objetivo en la vida, ligarse al leñador, y tras unas cuantas situaciones tensas entre la novia maligna y ella, le pillan la carta, porque la muy idiota la lleva todo el rato en el bolso. Entonces consideran que es una delincuente y dejan de hablarle. Se pueden imaginar la rabieta de la enana repipi y los lloros de la prota que ve peligrar su futuro. Estaba tan cerca de conseguirse un marido... ¿Qué hará ahora?

¿Trabajar? 

Nah... 

El leñador, en su compulsiva obsesión de colocarle un anillo de compromiso a alguien, ha decidido pedirle matrimonio a la maligna. Y además llora porque el banco le obliga a cerrar el comedor social de su fallecida esposa.

Un dramón.

Les rebobino hasta el que se supone es el momento álgido de la película: Olivia, la niña, llora desconsolada frente al árbol de navidad. Un árbol al que vaya-usted-a-saber-por-qué, le piden deseos.

Y a que no saben a quién se encuentra allí en un último intento por salvarse, pidiendo un deseo frente al árbol? ¡¡Cryyystal!! Y ahí llega papá-sexy y se enamoran:

Él: "el corazón me dolió taaanto tiempo que dejé de escuchar ... espero que no sea demasiado tarde para volver a empezar a escuchar a mi corazón!"

y ella dice: "No, no es demasiado tarde".

y se besan. Se abrazan los tres y yo reanudo los vómitos de la resaca del sábado.

Todos celebran la navidad en el comedor de pobres que la pija guay ha reabierto con los últimos diez mil dólares que mamá-Crystal le envío desde el crucero en las bahamas. Una ayuda antes de cortarle el grifo a su inútil hija por no encontrar un marido. Ah, pero sí lo encontró.

Y la Navidad, señores, es esto.


Les quiere,

FACEBOOK .  INSTAGRAM .  TWITTER .







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada